FAST FOOD NATION, de Eric Schlosser. Libro y pelicula

Imagen(18)

 

(Resumen del libro)

La fast-food está cada vez más extendida en todos los niveles. En 1970, los americanos gastaron $6 billones en comida rápida, y en el 2000, $110 billones. Lo que la gente come está determinado por factores sociales, económicos y tecnológicos, y es más revelador sobre un país que su arte o literatura. Diariamente, en EE.UU., sobre ¼ de los adultos va a un restaurante de fast- food. Una generación atrás, ¾ del dinero usado para comidas, se destinaba a prepararlas en casa, ahora un ½ es para restaurantes, principalmente fast-food. El consumo medio semanal (1990) es de 3 hamburguesas, 2/3 en restaurantes de fast- food, (principalmente niños 7 – 13 años) y 4 raciones de patatas fritas. En 1968 había 1000 McDonald’s, hoy 28.000, y 2.000 nuevos cada año.
Uno de cada 8 trabajadores de EE.UU. ha trabajado en McDonald’s, y cada año se contrata cerca de 1.000.000 trabajadores, más que ninguna otra empresa americana, y tiene un gran impacto social, como el colocar a CocaCola como la marca más famosa. El gran poder de compra de las cadenas de comida rápida, y su demanda de producto uniforme, provoca cambios fundamentales en cómo el ganado es criado, sacrificado y procesado. Estos cambios han hecho que las fábricas encargadas de esto, como los mataderos, sean el trabajo más peligroso de los EE.UU., con trabajadores pobres e inmigrantes cuyas lesiones (3 veces mayores que en otra fábrica) no son registradas ni indemnizadas, con toda su tecnología, la herramienta más importante es un cuchillo afilado, por tanto, para mayor productividad, aceleran los sistemas. Y estas prácticas de la industria cárnica han facilitado la introducción de agentes mortales, como E. coli 0157:H7, en las hamburguesas, comida agresivamente dirigida comercialmente a niños.
Para cuando partidas intoxicadas son anunciadas, gran parte ya ha sido comida. Una simple hamburquesa de fast-food, contiene carne de docenas e incluso centenares de ganados distintos. Cada día, en EE.UU, unas 20.000 personas enferman por intoxicación, 900 son hospitalizadas, y 14 mueren. Hay una explicación sobre porqué tomar una hamburguesa puede enfermarte: hay mierda en la carne. El 78.6 % de la carne picada tiene microbios que son esparcidos primariamente por materia fecal. En Enero 1993, 700 personas en 4 estados enfermaron por hamburguesas de la cadena de fast- food Jack in de Box, por tener E. coli 0157H7. Las cadenas de comida rápida ahora pueden evitar las peores consecuencias de la contaminación de la carne gracias a su enorme poder de compra, obligando a las fábricas cárnicas a tests rigurosos para trabajar con ellas.
La seguridad alimenticia en cualquier restaurante, al final depende de los trabajadores mal pagados, poco entrenados y compuestos por adolescentes e inmigrantes recién llegados, que no siempre tendrán nociones de manipulación de alimentos. En Mayo del 2000, 3 adolescentes de un Burger King fueron arrestados por poner saliva, orina y fuertes productos de limpieza en la comida, y lo habían hecho durante 8 meses. La historia de McDonald’s comienza cuando Richard y Maurice McDonald abrieron en 1937, en Pasadena, un auto-restaurante con camareras que iban a los coches, vendiendo mayormente perritos calientes; luego se trasladaron a San Bernadino y abrieron el McDonald Burguer Bar Drive-In, y desde entonces fue un éxito.
En 1948 se cansaron de la clientela adolescente que atraía sus camareras, y crearon el McDonald brother’s Speedee Service System. Disminuyeron los platos de su menú, eliminaron lo comido con cubiertos, los únicos sándwiches ahora eran burguers y cheesburguers, cambiaron la cerámica y cristal por papel, y dividieron la preparación de la comida en actividades diferentes para cada trabajador, aplicando en cocina la división del trabajo. Esto hizo que tuvieran una mayor clientela, y que fueran precios accesibles para todos. A partir de entonces nacieron millones de restaurantes de comida rápida imitando a McDonald’s. Por ejemplo, Keith G. Cramer oyó hablar de los hermanos McDonald, fue a Califormia, comió en McDonald’s y abrió el primer Insta- Burger King en 1953. Ray Kroc fue en 1954 a ver a los hermanos McDonald’s, y les convenció de venderle los derechos para abrir franquicias de McDonald’s. Ellos se quedarían en casa y él viajaría por el país haciéndolos más ricos. Así expandió su sistema en toda la nación. Luego Kroc compró todos los derechos, creándose la Corporación McDonald’s. La primera mascota de McDonald’s fue Speedee, luego llamado Archie McDonald, en 1960 la mascota fue Bozo, y en 1963 se creó un payaso llamado Ronald McDonald, que a los dos años fue introducido en todo EE.UU. y comenzó a cometir con Mickey Mouse en cuanto a reconocimiento de nombre, al tiempo que Kroc planeaba su propio Disneyland, idea que acabó siendo los Playlands de McDonald’s.
Los niños se han convertido en el público objetivo de muchas campañas, y en EE.UU., ellos ven unas 21 horas de TV a la semana. La competición por clientes jóvenes, ha llevado a las cadenas de comida rápida a aliarse con ligas de deporte y estudios de Hollywood. Ahora también hacen marketing en colegios públicos, a través de campañas promocionales, enseñanza en clase, franquicias en las cafeterías, etc. y lo mismo las compañías de refrescos, que benefician también a las cadenas de comida rápida porque tienen el mayor beneficio marginal. Desde 1978 el consumo de refrescos se ha triplicado en los adolescentes chicos, bebiendo más de 5 latas un número importante de chicos, y el de las chicas se ha doblado. Y un quinto de los bebés entre uno y dos años, beben refrescos. Sobre 2/3 de los trabajadores en comida rápida son menores de 20 años.
Los trabajadores cobran poco, están poco enseñados, ya que tienen lucecitas en todos los aparatos que les dicen qué hacer, e incluso sólo saben "ingés de McDonald’s". Burger King, McDonald’s y Tricon Global Restaurants (Taco Bell, Pizza Hut y KFC) tienen unos 3.7 millones de trabajadores en todo el mundo, 60.000 restaurantes, y abren uno nuevo cada dos horas. El 90% de los trabajadores en comida rápida son pagados por horas, usados sólo cuando hay trabajo, y vigilados para que no trabajen más de 40 horas para no pagar horas extra. McDonald’s comenzó a vender patatas fritas congeladas en 1966, y los cliente no notaron la diferencia. El sabor de una patata frita de comida rápida está determinada por su aceite de fritura, McDonald’s las cocinaba con grasa de ternera, pero con las críticas sobre el colesterol, en 1990 se pasó al aceite vegetal, añadiendo "aroma natural". "Aroma natural" y "aroma artificial", diferenciados por los métodos de obtención, pero con los mismos químicos, son los responsables del buen sabor de la comida rápida, añadiendo aroma de ternera al pollo, o aroma de humo a la ternera "a la parrilla" por ejemplo.
Lamb Weston hace patatas fritas para McDonald’s, y en otoño se les añade azúcar, y en primavera se les quita, y así tienen siempre un sabor uniforme. Los McNuggets fueron introducidos en EE.UU. en 1983, estaban buenos, fáciles de masticar, y parecían más saludables que las hamburguesas, pero en realidad tienen el doble de grasa que la carne de hamburguesa, y eso que ahora se fríen en aceite vegetal añadiendo extracto de ternera, cuando al principio se freían en sebo de ternera, como las patatas fritas. A la vez que ha aumentado la competitividad en EE.UU., las cadenas principales se han expandido alrededor del mundo. Hace una década, McDonald’s tenía unos 3.000 restaurantes fuera de EE.UU. y ahora son sobre 15.000 en más de 117 países. Suele abrir unos 5 nuevos al día y al menos 4 de ellos fuera de EE.UU., sus mayures beneficios los obtiene fuera de EE.UU., como KFC, y es la marca más reconocida en el mundo, más aún que CocaCola. La cadenas de comida rápida suelen ser la primeras multinacionales en llegar a donde un país ha abierto sus mercados.
Fuera de EE.UU., también han dirigidos sus promociones a los niños, y ahora CocaCola es la bebia favorita entre los niños chinos, y McDonald’s su comida preferida, comer en un McDonald en Beijning parece elevar a una persona de estatus social. Mucha gente come en McDonald’s, pero según una encuesta de Restuarants and Institutions en el año 2000, la peor calidad de comida de todas las principales cadenas de hamburguesas, se sirve en McDonald’s. Los grupos europeos de consumidores están luchando por una censura completa en todas las televisiones de los anuncios drigidos directamente a niños, siendo McDonald’s la compañía que más anuncios les dirije. Cada mes, más del 90% de los niños americanos come en McDonald’s. Más de la mitad de los americanos y un cuarto de los niños, son obesos o con sobrepeso. La comida rápida ha ido incrementando el tamaño de sus porciones. La ración super grande de patatas fritas de McDonald’s es 3 veces mayor que la que daban hace una generación, y tiene 610 calorías y 19 gramos de grasa. Con la excepción de Subway, las cadenas principales han decidido que es más fácil y beneficioso incrementar el tamaño y cantidad de grasa de sus porciones que luchar contra hábitos de coimda formado por años.
La epidemia de la obesidad comenzada en EE.UU. durante finales de 1970, ahora se está expandiendo al resto del mundo, con la comida rápida como uno de sus vectores. Entre 1984 y 1993, el número de restaurantes en Gran Bretañá se dobló, y también lo hizo la obesidad en adultos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: