Encierro en TVE por una trabajadora despedida tras acudir a la huelga

Marisa Argüelles era documentalista del programa España Directo desde 2005. El 29 de septiembre, ejerciendo su derecho a hacer huelga, no acudió a su puesto de trabajo. Al día siguiente sí fue, como cualquier otro día, pero se encontró con que se le comunicaba la rescisión de su contrato. Como ella misma cuenta en su blog, “Sin previo aviso, motivo o comunicado” el director de relaciones laborales le explicó que por motivos organizativos se había decidido prescindir de sus servicios, que ya no eran necesarios. A causa de ese despido “irregular” en opinión de UGT diez personas llevan nueve días ‘acampadas’ en el hall de entrada de RTVE pidiendo la readmisión de Argüelles. El sindicato no puede afirmar que la rescisión del contrato haya sido una consecuencia directa de la decisión de Marisa de hacer huelga, pero sí afirma que “resulta extraño que la única persona que hizo huelga en su departamento haya sido despedida”. Miguel Ángel Curieses, secretario de organización de UGT en RTVE, es una de las personas permanentes en el encierro, y recuerda que además del despido de la documentalista, los trabajadores están ‘quemados’ porque vienen “de un proceso de descapitalización de la empresa que ya supone que menos del 20% de lo que se produce para RTVE lo hacen sus trabajadores”. El programa España Directo pertenece a la productora Media Pro, aunque sólo la mitad de su plantilla llega desde la productora. La otra mita, a la que pertenecía Marisa, es de RTVE. Según cuenta el portal CuartoPoder, la justificación que ha dado la empresa es que se ha producido una reorganización del espacio. Sin embargo, se ha contratado a dos documentalistas en prácticas, que es precisamente el puesto que ocupaba Marisa. La justificación que RTVE ha dado a ElConfidencial.com es que el de Marisa “era un contrato por obra y la obra ha finalizado. Eso no tiene ninguna relación con le programa, si no con una tarea concreta dentro de él”. Fuentes de RTVE aducen además que “se intentó dar una salida (otra tarea) a la trabajadore y no estuvo de acuerdo” y aseguran que es “radicalmente falso que exista otro motivo que el de finalización de la obra para el despido”. “Nada mejor para resolver los problemas organizativos de esta empresa que despedir a una trabajadora que tiene un sueldo mileurista como única fuente de ingresos, que no cobra ni ha cobrado nunca pluses, y que todavía le quedan muchos años para jubilarse”, denuncia Marisa, que tiene 61 años. UGT apoya su denuncia: “este despido, en una empresa pública, no está justificado. Además deberían tener en cuenta el factor humano, Marisa no es un número, es una persona”, asegura Curieses. Los diez trabajadores, todos de UGT, que ‘viven’ a la entrada de RTVE aseguran que se van a quedar allí hasta que Marisa sea readmitida, aunque la empresa les ha dicho que “no está dispuesta a ceder”, según cuentan. Mientras esperan van hablando con quienes llegan a RTVE para informales de la situación. Ya lo han hecho con todos los grupos parlamentarios y han recibido muestras de apoyo de distintas personalidades como la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, el coordinador general de IU Cayo Lara , la ministra de ciencia e innovación Cristina Garmendia o la diputada del PP, Celia Villalobos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: